Matronas y tú

El blog de la FAME

Bolas chinas: ¿panacea o cuento chino?

Deja un comentario

Durante mucho tiempo las bolas chinas se han usado como juguete erótico, pero desde hace unos años se ha extendido su uso en el tratamiento de la fisioterapia del suelo pélvico. Su uso se ha popularizado como la solución milagro para la recuperación del periné tras el parto.

Pero, ¿es realmente eficaz su uso para este propósito?

Empecemos por saber un poco más de ellas. Existen diferentes tipos de bolas chinas, pero su mecanismo de acción es el mismo: son esferas recubiertas de silicona médica en cuyo interior se encuentra otra bola de menor tamaño que, al moverse, produce una vibración que se transmite a la musculatura que la envuelve. Vienen en paquetes de dos bolas o una sola y se pueden encontrar con diferentes pesos. Cuando se utilizan para el fortalecimiento del suelo pélvico, es suficiente con una sola bola de peso estándar (38-40 g).

El suelo pélvico es un complejo sistema de sostén que mantiene en la correcta posición algunos órganos pélvicos como la vejiga, el útero, la vagina y el recto. Se sitúa en la parte inferior de la pelvis y su parte más profunda tiene forma de doble cúpula. Estas cúpulas pueden deteriorarse, llegando a aplanarse o incluso invertirse. Todas aquellas situaciones que aumenten la presión en el interior del abdomen de forma continuada pueden dañar nuestro suelo pélvico. Algunas de estas situaciones son: el embarazo, el parto, el sobrepeso, el estreñimiento, la práctica de instrumentos de viento, los problemas respiratorios crónicos, el deporte de impacto o la menopausia. Cuando nuestra musculatura se daña aparecen síntomas que nos ponen sobre aviso de que nuestra estructura de sostén está fallando: la incontinencia de orina o heces, el estreñimiento crónico y problemas en las relaciones sexuales pueden ser algunas de las consecuencias de un suelo pélvico deteriorado.

La bola china es un recurso más en el tratamiento de recuperación de suelo pélvico, pero usado aisladamente no tiene los efectos milagrosos que se le atribuyen popularmente. Además, no siempre están indicadas. En algunas situaciones puede incluso estar contraindicado su uso, y en otras será necesario primero trabajar la musculatura con otras técnicas antes de poder usarlas. Por esto es esencial que acudas a tu matrona y le consultes también sobre el cuidado de esta parte importante de tu cuerpo. No solo tras el parto, cualquier momento es bueno para estar pendiente de nuestra salud y buscar asesoramiento para mejorarla.

Además, el posparto es especialmente importante en cuanto a la prevención. Una buena exploración por parte de tu matrona podrá orientarte en el programa de ejercicios que mejor se adecúe a tus necesidades concretas. Estos ejercicios están orientados a la recuperación del tono y la fuerza en esa musculatura y pueden incluir el uso de una bola china. En caso de que haya una lesión que requiera técnicas de fisioterapia específicas, tu matrona te informará y te derivará al profesional adecuado.

Si aún no lo has hecho, ahora es el mejor momento para comenzar a cuidarte. Tu matrona te orientará y ganarás en calidad de vida y confort.

Francis Postigo Mota, matrona de atención primaria del Servicio Murciano de Salud

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s