Matronas y tú

El blog de la FAME

¿De qué hablamos cuando hablamos de sexualidad?

Deja un comentario

Cuando hablamos de sexualidad nos vienen a la mente palabras como genitalidad, coito, penetración, placer, orgasmo, excitación, libido, deseo, embarazo, contracepción, etc., pero también privacidad, dolor, culpa, amor, miedo, frustración, complejos, intimidad, conexión, pareja o masturbación; y es que la sexualidad humana es un concepto complejo que involucra desde el aspecto puramente físico al componente emocional, vivencial e incluso trascendental. Precisamente por su complejidad, cada vivencia de la sexualidad es única y válida, siempre y cuando responda a las necesidades de cada persona y no dañe a ninguna otra.

La sexualidad es una fuente de placer físico y de bienestar emocional cuando se vive desde la aceptación. Sin embargo, puede constituir una fuente de sentimientos negativos si se vive como algo sucio que debemos rechazar.

Como en cada aspecto trascendente de nuestra vida, la sexualidad tiene mucho de autoconocimiento. Nuestros rasgos de personalidad y nuestro propio conocimiento del funcionamiento de nuestro cuerpo van a condicionar cómo vivamos esta parte de nuestra vida.

La sexualidad se puede concebir como una cosa «de dos» y, desde esa perspectiva, estar condicionada por la dinámica de nuestra relación emocional con nuestra pareja. No obstante, la sexualidad es un rasgo que está presente en el ser humano desde la infancia hasta el fin de nuestros días y es, por lo tanto, independiente de la existencia de alguien con quien compartirla. Es posible tener una vivencia sexual plena y satisfactoria sin que haya una pareja en nuestras vidas.

Desde muy pequeños las criaturas juegan con sus genitales y exploran la obtención de placer a través de distintos estímulos. Según avanzamos hacia la adolescencia, los cambios hormonales despiertan de nuevo la necesidad de tocar y explorar el placer físico, la atracción por otros, la fantasía y el erotismo. Esto sucede de forma natural, es pura fisiología, pero es también cuando nuestros principios éticos, morales o religiosos otorgan a esta vivencia física una vivencia emocional que puede ir cargada de culpa o de aceptación. Sin duda, una u otra forma de relacionarse con estos cambios físicos pueden acompañar nuestra vivencia sexual posterior.

La sexualidad individual (y también la que se vive en pareja) es además un proceso dinámico que cambia y evoluciona a lo largo de la vida. Esto la convierte en algo vivo que nos presenta nuevos retos según avanzan nuestra historia vital y nuestras circunstancias. Lo interesante es conocer qué es lo que me ofrece este aspecto de mi vida como ser humano para sentirme más pleno, más feliz y más realizado hoy.

De ahí la importancia de conocer y explorar nuestra propia sexualidad individual. Conocer nuestro cuerpo y aceptarlo como es para relacionarnos de forma sana con lo que nos hace únicos. Conocer qué nos gusta, qué nos da placer y qué nos desagrada.

Este primer paso es también importante para el encuentro con el otro. Poder expresar lo que queremos permite a la pareja actuar de forma que nos agrade. La comunicación juega, pues, un importante papel. Primeramente con nosotros mismos: mirarnos, tocarnos, conocernos, explorarnos, etc. Todo esto es comunicación, un diálogo con nuestro ser físico donde el lenguaje es el tacto y la repuesta es lo que el cuerpo nos devuelve en forma de sensaciones. Luego, si lo hay, también con la pareja. No podemos esperar que adivinen lo que nos gusta, es mas práctico comunicarlo con cariño y sin reproches.

Por supuesto, la sexualidad es también creatividad y se nutre de nuevas experiencias, de explorar nuevos territorios y de estar abiertos al juego. La sexualidad es divertirse y reírse mientras sientes, es conectar con el placer en todas sus dimensiones. Para ello hay que darse permiso y otorgarse el tiempo y el espacio que necesitemos.

Para este nuevo año, un nuevo reto. Mejorar nuestra vivencia de la sexualidad en el momento en que nos encontramos ahora. En las próximas entradas iremos tratando la sexualidad en momentos específicos de nuestra vida. No dudes en contactar con tu matrona de área para abordar cualquier duda que tengas en este aspecto tan importante de tu vida. Ella sabrá escucharte y acompañarte en la búsqueda de soluciones.

¡Feliz y placentero año!

Francis Postigo Mota

Matrona Atención Primaria de Murcia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s