Matronas y tú

El blog de la FAME

Qué hay que tener en cuenta cuando visitamos a un recién nacido

Deja un comentario

El nacimiento de un nuevo miembro de la familia siempre es motivo de alegría. El entorno de la pareja desea compartir con ellos este momento tan feliz, y —sobre todo los primeros días y semanas— suelen recibir gran cantidad de visitas. Observar unas recomendaciones básicas será de gran ayuda.

Si las visitas se realizan el hospital

  • El trabajo de parto en algunas ocasiones puede ser largo y pesado. Su duración puede ser de horas o incluso días; puede que ambos estén agotados. Además, tanto los papás como su criatura necesitan tener su tiempo para estar juntos a solas. Si hay posibilidad, no realices la visita en las primeras horas tras el parto, y cuando lo hagas, es preferible que la visita sea breve.
  • Las visitas, de uno en uno. Resulta muy cansado tener a mucha gente a la vez en una habitación de hospital, ya no solo para los padres, sino también para la criatura, ya que también puede verse influenciada y modificar su comportamiento. Si la mamá está amamantando, las visitas deben procurar salir del cuarto. Mantener un tono de voz moderado también es muy aconsejable.
  • Es muy favorecedor tanto para la madre como para la criatura estar piel con piel el máximo tiempo posible tras el nacimiento (el pediatra Nils Bergman recomienda los 1000 primeros minutos de vida, lo que equivaldría a 16 horas aproximadamente). Así, las visitas deberían abstenerse de separarlos en ese tiempo. Habrá mucho tiempo después para coger al nuevo miembro de la familia en brazos. Además, en este periodo tan sensible, tampoco se recomienda dar besos a la criatura, salvo sus padres.
  • Muchos de los comentarios que hacemos sobre crianza en general y sobre lactancia materna en particular no están basados en evidencia científica, sino más en experiencia personal o mitos sociales. En ocasiones, un comentario así puede causar mucha inseguridad a la madre. Las visitas han de tener cuidado con ello.
  • Flash no, gracias. Las fotografías son bienvenidas si los padres lo permiten, pero han de ser tomadas sin flash.
  • Cuidado con los regalos muy voluminosos. Las habitaciones de los hospitales no suelen ser muy grandes, y aunque así lo fueran, los recién estrenados padres tendrán que trasladar todos los presentes recibidos a casa cuando se les de el alta. Puede ser muy incómodo para manejar.

Si las visitas se realizan en casa hemos de aplicar las recomendaciones anteriores que correspondan más algunas nuevas:

  • Es imprescindible avisar antes de visitar, ya sea para saber la preferencia de los padres, o bien porque puede que ya estén comprometidos con otra visita, entre otros motivos. Los primeros días tras la llegada a casa pueden ser muy caóticos y cuesta poder incorporarse al día a día, el cuidado del nuevo miembro de la familia lo ocupa todo (en espacio y tiempo), y puede que a esos padres no les vaya bien recibir a nadie.
  • La ayuda suele ser muy bien recibida, si hay posibilidad de hacer algún recado en la farmacia, en el mercado, etc., esos padres que se ven saturados posiblemente estarán muy agradecidos. Siempre se les puede preguntar si necesitan algo en el momento en el que se llama para preguntar si pueden ser visitados. También es buena idea echar una mano con alguna tarea de la casa o —si hay confianza— incluso llevar comida que quizás ellos no hayan tenido tiempo de ir a comprar o de preparar.

 

Julita Fernández Arranz, Comadrona en el HGU Gregorio Marañón

http://www.aquantal.es

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s