Matronas y tú

El blog de la FAME

Lactancia sin mitos II

Deja un comentario

En el anterior post abordamos los mitos de la lactancia materna sobre la producción de leche y la alimentación materna. En este continuaremos desmitificando algunos de los consejos sobre la lactancia que aún hoy se oyen.

Mitos sobre la estética

  1. No se puede realizar una dieta de adelgazamiento durante la lactancia.

Tras el parto suele quedarse un exceso de peso que la lactancia ayuda a perder, pero no siempre. Si se tiene interés en recuperar el peso de forma más rápida, no hay inconveniente en realizar una dieta hipocalórica controlada por un profesional y manteniendo la variedad en la alimentación.

  1. Mientras estés lactando no puedes tintarte el pelo o depilarte

La absorción de tintes a través de la piel es mínima, y no pasan a la leche; por lo tanto, no provoca problemas para los bebés. Del mismo modo, se puede usar cualquier tipo de depilación, teniendo en cuenta que la depilación láser puede ser menos efectiva durante los primeros seis meses de lactancia debido a los cambios hormonales.

  1. No puedes realizar ejercicio físico antes de dar el pecho

Algunos niños rechazan el pecho si sus madres han hecho ejercicio físico intenso previamente —sobre todo en madres no entrenadas— por acúmulo de ácido láctico, aunque también puede ser por otros motivos. Algunas madres se sienten más cómodas si dan de mamar antes de hacer deporte.

  1. La lactancia prolongada deforma los pechos

La edad, los factores genéticos y la cantidad de grasa corporal influyen en el aspecto del pecho. Se va deformando poco a poco por los cambios hormonales del ciclo menstrual. El mayor cambio del pecho es causado por embarazo y los primeros días posparto, pero esto no quiere decir que se deformen o pierdan su atractivo.

Problemas para la madre

  1. Si amamantas no te puedes quedar embarazada

Durante los primeros 6 meses de lactancia, si la lactancia es exclusiva, las tomas son frecuentes, y no hay menstruación, la posibilidad de embarazo es baja, pero no es un método anticonceptivo completamente seguro. Este método de llama MELA (método de la lactancia y amenorrea). Según los estudios, la posibilidad de embarazo es 0 durante las primeras 12 semanas postparto, y de entre el 1-2 % durante el segundo trimestre de vida de la criatura. Además, si se está amamantando y se queda embarazada, el riesgo de aborto es mínimo.

El nuevo embarazo cambia temporalmente el sabor y la cantidad de leche, por lo que algunos lactantes pueden rechazar el pecho. Sin embargo, si la madre quiere se puede continuar con la lactancia incluso después del parto. Esto se llama «lactancia en tándem».

  1. Si amamantas no puedes tomar ningún medicamento cuando te pones enferma

Para que un fármaco o sustancia que la madre toma o se aplique afecte a la criatura, debe causar la disminución de la producción de leche, pasar a la sangre de la madre y a la leche, además de pasar a la sangre de la criatura y ser tóxica para ésta. Muy pocas sustancias cumplen todos estos requisitos. La mayoría no afecta a la calidad o cantidad de la leche. La información que muchas veces recibimos de los prospectos de los medicamentos, de los profesionales que prescriben y de las guías de lactancia es escasa y frecuentemente contradictoria. Actualmente disponemos de bases de datos que podemos consultar tanto las madres y padres como profesionales, que nos dan información rápida y clara sobre si una sustancia es compatible con la lactancia. Una de estas bases de datos es www.e-lactancia.org, creada por profesionales de la salud en 1999, en la que se puede consultar de forma gratuita la compatibilidad de la lactancia materna con medicamentos, tóxicos, plantas y enfermedades.

También las radiografías, TAC y resonancias —con o sin contraste— son compatibles con la lactancia.

Problemas para la criatura

  1. Las criaturas que maman no duermen toda la noche

Culturalmente está ampliamente extendida la creencia de que las criaturas deberían dormir solas toda la noche. Sin embargo, la realidad difiere de las necesidades nutricionales y psicológicas de los niños. Las criaturas crecen a un ritmo acelerado y, en la mayoría de los casos, el 25 % del consumo de leche se produce durante la noche. Por otro lado, al ser inmaduros, los bebés tienen un sueño superficial; es un mecanismo protector. A medida que el bebé crece, se irá adaptando y no necesitará despertarse tan a menudo. La criatura puede dormir cerca de su madre, así, si se despierta, se puede colocar junto a ella, darle de mamar acostada y volver a dormir una vez haya terminado.

2. Dar pecho a demanda genera niños dependientes y trastornos de pareja

El pecho a demanda es una necesidad de las criaturas. Las necesidades del bebé son muy intensas al principio, pero van disminuyendo con el tiempo. Además, el trabajo en equipo que se realiza al cuidar de un recién nacido puede unir a una pareja conforme aprenden a ser padres juntos.

En resumen, el éxito de la lactancia está relacionado con la información y apoyo que recibe la madre, su confianza en sí misma, y la colocación frecuente y eficiente de la criatura al pecho. No tiene que ver con la forma de los pezones, el tamaño de los pechos o el tipo de parto, ni con otros consejos que frecuentemente recibimos.

Ángela Verdú Martínez, matrona del Centro de Salud de Banyeres, Alicante

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s