Matronas y tú

El blog de la FAME


Deja un comentario

Métodos anticonceptivos IV: el método MELA

El método de la amenorrea de la lactancia (MELA) es un método anticonceptivo muy sencillo de utilizar, además de barato e inocuo.

Se basa en la infertilidad natural que se produce al amamantar, ya que la prolactina y la succión frecuente del bebé consiguen bloquear la producción hormonal que se necesita para ovular.

La prolactina es una hormona —sustancia que producen algunas glándulas del cuerpo y que interviene en el funcionamiento de otros órganos— segregada por la glándula pituitaria que se encuentra en el cerebro.

La función de esta hormona es la producción de leche en las glándulas mamarias. Además, inhibe la producción de otras hormonas y actúa sobre el cuerpo lúteo del ovario, causando así la supresión de la ovulación.

Las mujeres que lactan presentan un periodo de amenorrea (sin regla) e infertilidad que puede durar desde dos meses hasta dos años o más. El reinicio de la regla es un indicador importante del retorno de la fertilidad de la mujer.

No hay ninguna contraindicación para su uso y no hay evidencia de que exista un efecto negativo sobre la salud de la mujer.

¿Qué condiciones se deben cumplir?

Para garantizar su alta eficacia se deben cumplir las siguientes condiciones:

  • La criatura debe ser menor de 6 meses. A partir de los 6 meses se empiezan a ofrecer otros alimentos distintos a la leche materna, la criatura empieza a mamar un poco menos, y esto puede desencadenar una ovulación.
  • La madre no debe tener la menstruación. Las pérdidas de sangre que se producen durante los dos primeros meses que siguen al parto (56 días posparto) no se consideran sangrado menstrual. Se considera que la menstruación ha regresado cuando hay algún tipo de pérdida de sangre durante dos días consecutivos fuera de los primeros 56 días postparto.
  • Lactancia exclusiva. Durante los primeros 6 meses la criatura no debe tomar nada más que pecho, ni agua, ni infusiones, ni otros alimentos.
  • Lactancia a demanda y con tomas frecuentes: sin descanso nocturno de más de 6 horas ni diurno de más de 4 horas.

Si se cumplen estas condiciones, la eficacia de este método es muy alta. El porcentaje de éxito es del 98-99 % durante los primeros 6 meses después del parto.

En el momento en que alguna de estas condiciones cambia, disminuye la seguridad y se aconseja que buscar otro método anticonceptivo complementario o alternativo.

Puedes leer más sobre otros métodos anticonceptivos en los siguientes enlaces.

¿Deseas una atención personalizada? Consulta con tu matrona, ella te asesorará sobre los métodos que mejor se adapten a tu situación.

Ángela Verdú, matrona del Centro de Salud de Banyeres, Alicante

Anuncios


Deja un comentario

Menstruación posparto: ¿cuándo vuelve?

Muchas mujeres nos preguntamos cuándo volveremos a tener la menstruación tras el parto. A menudo consideramos la recuperación del ciclo menstrual un signo de vuelta a la normalidad y, por tanto, a la fertilidad. Este conocimiento nos es útil tanto para buscar otro embarazo como para utilizar métodos anticonceptivos adecuados si queremos evitarlo.

La menstruación es el sangrado mensual normal que se produce durante toda la vida fértil de la mujer. Todos los meses el cuerpo se prepara para un posible embarazo. Cuando esto no ocurre, el óvulo se expulsa a través de la vagina con sangre y otras sustancias procedentes del interior del útero que debían acoger al embrión.

Tras el parto se produce una pérdida vaginal, llamada loquios, en la que se expulsa sangre y restos del parto y del revestimiento del útero que se ha formado durante el embarazo. Esta pérdida vaginal tiene una duración variable de entre 20 y 45 días y tiene un olor característico; a medida que pasan los días, pasa de tener un color más rojo a un color más rosado o blanquecino.

A partir de la finalización de los loquios puede ser que vuelva la regla, pero ¿cuándo?

Es difícil establecer un momento concreto posparto en el que la menstruación vuelve, ya que va a depender de factores diferentes en cada mujer, como por ejemplo, de si damos pecho o no, de cómo eran las reglas antes del embarazo, de si tomamos anticonceptivos, etc. Sin embargo, sí podemos ofreceros algunas orientaciones.

El 40 % de las mujeres que no amamantan suelen tener la primera menstruación durante las primeras 10 semanas después del parto. La prolactina (hormona de la lactancia) no se mantiene elevada y, por tanto, las hormonas que regulan la función normal del ovario, como la progesterona y los estrógenos, vuelven pronto a sus niveles normales. Es por ello por lo que el resto de las madres no lactantes suelen volver a tener ciclos menstruales sobre los 4 o 5 meses posparto.

Las mujeres que amamantan no tienen un tiempo establecido, pero en general la recuperación de la menstruación es más tardía. Se considera un mecanismo de protección de la naturaleza, que ahorra la perdida sanguínea y protege a madre y criatura de un nuevo embarazo demasiado precoz. Durante la lactancia la producción de la prolactina propiciada por la succión frecuente de la criatura inhibe la función del ovario. No se produce ovulación, y durante muchos meses posparto no aparece la menstruación. Tan solo el 1-2 % de las mujeres que amamantan exclusivamente durante los primeros 6 meses tendrán alguna menstruación durante este tiempo.

A partir del sexto mes y con la incorporación de la alimentación complementaria, puede disminuir la frecuencia de las tomas. En ese caso, si disminuyen los niveles de prolactina y aumentan los de estrógenos y progesterona, puede reaparecer la menstruación. Cerca del 60 % de mujeres que amamantan la tienen entre el sexto y el octavo mes, aunque algunas pueden tener su primera regla incluso al cabo de 18 meses o más.

¿Hay un tiempo límite para que vuelva la regla?

Mientras se esté amamantando no hay un tiempo límite para el retorno de la menstruación. Es posible e igualmente saludable que tarde unos pocos meses o que incluso esté años sin aparecer. En caso de optar por lactancia de fórmula o tras acabar la lactancia natural, la menstruación suele aparecer en los primeros seis meses.

¿Cómo serán mis primeros ciclos tras el parto?

Hay que tener en cuenta que los primeros ciclos posparto pueden ser irregulares, incluso en algunos puede que no haya ovulación. La duración y la cantidad del sangrado pueden ser variables y diferente a los ciclos habituales previos al embarazo.

Estas alteraciones de tu patrón habitual son absolutamente normales, ya que los niveles hormonales aún no son estables. Poco a poco se irán normalizando los ciclos, aunque no siempre serán exactamente iguales a los previos a tu embarazo, especialmente si ha sido el primero.

Si deseas más información sobre la menstruación u otros temas relacionados con el puerperio, acude a tu matrona. Estamos a tu disposición para acompañarte y asesorarte sobre salud reproductiva y salud sexual.

Ángela Verdú, matrona del Centro de Salud de Banyeres, Alicante

 


1 comentario

Una alternativa durante tu periodo: la copa menstrual

¿Qué es la copa menstrual?

La copa menstrual es un recipiente de silicona médica o de TPE (elastómero termoplástico) que se introduce en la vagina durante la menstruación y recoge todo el flujo en el interior de la copa.

Ventajas:

  • Cómoda: no se nota que la llevas puesta.
  • Segura: no corres el riesgo de manchar la ropa, ya que puede contener gran cantidad de flujo sanguíneo.
  • Moderna: pensada para la satisfacción de la mujer.
  • Simple: no necesitas cargar con tampones o compresas en el bolso durante los días de la menstruación, simplemente se vacía y se vuelve a colocar.
  • Ecológica: sin productos tóxicos.
  • Económica: a los pocos meses ya se ha recuperado la inversión. Puede durar unos cuantos años.
  • Higiénica: evita malos olores y da sensación de limpieza, ya que se introduce completamente y no quedan hilos colgado como en los tampones.

Alternativa a las compresas y el tampón

Es, por tanto, una alternativa a los tampones y las compresas, con las ventajas añadidas de que en su fabricación no se utiliza ningún elemento químico y su uso no produce daños ni alteraciones en el entorno vaginal natural de la mujer.

La copa menstrual es la mejor opción, ya que te ayuda a cuidar tu cuerpo, y evita la sequedad que provoca un tampón en tu vagina. Debido a la composición de su material ayuda a prevenir posibles infecciones y evita el mal olor.

Por último, el uso de la copa menstrual no se relaciona con el síndrome de shock tóxico (SST), que sí se puede producir con el uso de tampones y puede conllevar repercusiones negativas en la mujer.

¿Cuánto dura?

Puede llegar a usarse hasta durante 15 años con un mantenimiento adecuado (dependerá del tipo de copa), por lo que es una alternativa muy económica, ya que aproximadamente a los 5 meses de uso ya hemos recuperado la inversión.

¿Cómo se debe usar?

  • Esterilizar la copa antes y después de cada menstruación.
  • Lavarse las manos siempre al manipularla.
  • Doblar la copa e introducirla en la vagina. Se puede hacer en la posición que sea más cómoda.
  • Retirar en un máximo de 8-12 horas, vaciar el contenido y limpiar en agua.
  • Volver a colocar.

¿Qué copa elegir?

Dependiendo del modelo hay diferentes tallas que se adaptan a todo tipo de mujeres. Pregunta a tu matrona, ella te ayudará a escoger la mejor para ti.

Sonsoles Iglesias, matrona del Complejo Hospitalario de Navarra-B