Matronas y tú

El blog de la FAME


Deja un comentario

El alivio no farmacológico del dolor en el parto

Podemos definir el dolor como «una experiencia sensorial y emocional desagradable asociada con una lesión presente o potencial, o descrita en términos de la misma»,y en él inciden múltiples factores.Así, cada situación en la que aparece el dolor es única y subjetiva, y la única persona que puede evaluarlo, hablar de su percepción, intensidad y características es la misma que lo padece. Entre los tipos de dolor, el dolor de parto tiene una entidad especial: entre otras características, es un dolor no asociado a una patología y con un fuerte componente emocional.

Elalivio del dolor de parto hace referencia a aquellos procedimientos destinados a reducir el dolor ocasionado por el trabajo de parto o el parto, garantizando la máxima inocuidad tanto para la madre como para el feto. Entre los medios que podemos implementar, hacemos dos grandes distinciones: los medios de alivio farmacológicos —analgesia epidural, óxido nitroso, etc.— y los medios no farmacológicos —inmersión en agua, masaje, inyecciones de agua estéril, etc.—. En nuestro medio, el método más utilizado es la analgesia epidural. No obstante, cada vez hay más mujeres que abogan por el uso de los medios no farmacológicos y cada vez hay más estudios que hablan de ellos y más guías de práctica clínica de atención al parto que los incluyen. Además, son métodos muy usados en el caso de las mujeres que deciden parir en casa.

¿Qué ventajas aportan los medios no farmacológicos de alivio del dolor?

  • Son métodos en su mayoría sin efectos secundarios.
  • Se pueden aplicar combinados.
  • Proporcionan el control de dolor a la gestante (aunque esto no sea específico de los medios no farmacológicos), y le da mayor autonomía. Tenemos que tener en cuenta la importancia de este punto en lo que respecta a su relación con la satisfacción de la mujer —a mayor sensación de control, mayor satisfacción—; hay incluso estudios que relacionan la satisfacción con el control del dolor y su percepción.

La Guía de Práctica Clínica de Atención al Parto Normal, publicada en 2010 (pendiente de revisión), recoge la inmersión en agua caliente (grado de recomendación A), el masaje, el contacto físico (grado de recomendación B) y las inyecciones de agua estéril (grado de recomendación B) como medios a ofrecer a las mujeres en este proceso. No obstante, existen otros medios que también se usan para este fin, como pueden ser la acupuntura y la acupresión, la aromaterapia, el uso del TENS, la hipnosis, las técnicas de relajación y el yoga, entre otros.

Tu matrona te ayuda

Puedes pedir asesoramiento a tu matrona, tanto para obtener información, como para aprender la aplicación de un método en concreto o evaluar la idoneidad de una determinada técnica para tu proceso de parto. Ella siempre estará a tu lado, acompañándote en este momento.

Anuncios


2 comentarios

El plan de parto

El plan de parto es un documento que confecciona la mujer y/o su pareja, en el cual expresa sus expectativas, deseos, necesidades y preferencias al respecto del nacimiento de su criatura. Tomar previamente algunas decisiones a este respecto permitirá a la pareja estar mucho más centrada en el proceso y vivirlo sin interferencias innecesarias, y a los profesionales les será de gran ayuda.

Las decisiones en el plan de parto pueden ser modificadas en el momento que la pareja quiera, dependiendo de los deseos actuales de ambos o de cómo se esté desarrollando el parto.

Tener suficiente tiempo para sopesar todas las posibles opciones a la hora de plantear dicha asistencia resulta de gran importancia. La mejor etapa para confeccionarlo sería entre la semana 28 y la 32.

En función del centro, será necesario que el plan de parto se mande con antelación, o bien que se hagan llegar varias copias al centro para los departamentos de atención al
usuario, el servicio de ginecología y obstetricia o para el servicio de neonatología.

Una vez hechos los trámites que el centro requiera puedes consultar con la persona que te reciba en el hospital para saber a qué profesional debes entregar el plan de parto.

Resulta de mucha ayuda que te informes, en la manera de lo posible, sobre aquellos aspectos que tienen relación con el parto y el posparto inmediato. Las clases de preparación al nacimiento, leer información fiable que hable sobre este momento, y tu matrona de referencia pueden resultar muy útiles para este fin.

La viabilidad de un plan de parto depende de muchos factores. Quizá el más importante sea el mismo desarrollo del proceso, pero también otros como las preferencias incluidas. En ningún hospital se dará aprobación a un plan de parto que recoja prácticas perjudiciales para la madre y/o la criatura.

Algunas cuestiones que pueden incluirse en el plan de parto

Si deseas o no estar acompañada y quién va a acompañarte.

Si deseas utilizar tu ropa durante el proceso o prefieres la del hospital.

Si quieres escuchar música, y si en el caso que en el hospital no hubiera infraestructura para hacerlo posible, si la puedes traer tú misma cuando ingreses (resulta muy útil haber realizado previamente una visita al centro para ver de qué elementos disponen y cuáles deberás traer).

Cómo manejar el dolor de parto: si deseas métodos de alivio no farmacológicos como la inmersión en agua o la ducha, la pelota de partos, analgesia epidural, etc.

Si tú o tu pareja queréis cortar el cordón umbilical en el momento del nacimiento.

Y muchas otras más.

A la hora de realizar el plan de parto, tu matrona de referencia puede asesorarte. Ella podrá solventar las dudas que puedan surgir.

Julita Fernández Arranz, matrona del HGU Gregorio Marañón (Madrid)

http://www.aquanatal.es