Matronas y tú

El blog de la FAME


Deja un comentario

Parto en el agua: ¿qué saber?

Es probable que conozcas alguna mujer que haya usado la bañera durante su parto. Sumergirse en agua caliente durante el parto presenta ventajas demostradas en cuanto a la flotabilidad y la amplitud de los movimientos, la relajación y el alivio del dolor, la liberación de oxitocina (responsable de las contracciones) y serotonina (hormona de la felicidad), la oxigenación del bebé y la efectividad de las contracciones.

El parto en el agua fue impulsado principalmente por movimientos como el “Birth Whithout Violence” o “Nacer Sin Violencia” de 1975, que luchaba por un parto más humanizado. El primer nacimiento en el agua documentado en Europa tuvo lugar en Francia en 1805.

¿Por qué esta opción?

En España, el Ministerio de Sanidad recomendó en la Estrategia de atención al parto normal del 2010 la inmersión en agua caliente durante la dilatación.

Los beneficios se explican mejor separando las etapas del parto:

  • Acelera la dilatación y disminuye la necesidad de oxitocina externa.
  • Disminuye los traumatismos perineales en el expulsivo, la necesidad de episiotomías y del uso de analgesia.
  • No hay estudios suficientes que recomienden la expulsión de la placenta dentro del agua.

¿Cómo hacerlo?

Hospitales de distintas comunidades autónomas ofrecen esta posibilidad. Debemos tener en cuenta que se deben cumplir unos criterios que dependen de cada hospital, pero los básicos son los siguientes:

  • Gestación de bajo riesgo entre la semana 37 y 42.
  • Acompañamiento continúo.
  • Opción de monitorizar al bebé y las contracciones dentro del agua.
  • Algunos hospitales recomiendan los 4 cm de dilatación, y otros 5-6 cm.
  • No se suele restringir su uso en caso de rotura de bolsa o el exudado vagino-rectal positivo.

Algunos hospitales ofrecen la bañera para la dilatación y otros ofrecen el nacimiento dentro del agua. El recién nacido puede tardar algún segundo más en adaptarse a la vida fuera del útero, pero gracias al reflejo de buceo, no aspira agua y es capaz de comenzar a respirar y experimentar los primeros reflejos dentro del agua.

Conseguir el nacimiento en el agua no es el objetivo final del uso del agua durante el parto; sino conseguir aliviar el dolor y aprovechar las ventajas que ofrece, entre las cuales destacan la satisfacción de la mujeres que lo han experimentado. Pídele información a tu matrona; no tengas una idea fija de tu parto, contempla las alternativas y elije la que más cómoda te haga sentir.

 

Lidia Sanz Durán, Residente de matrona Hospital 12 de Octubre

Anuncios


Deja un comentario

Posicionamiento de la FAME sobre la atención del parto en casa

La Federación de Asociaciones de Matronas de España (FAME) quiere emitir su opinión y posicionamiento sobre la atención del parto en casa y sobre la conveniencia de que este fuese asumido por el Sistema Nacional de Salud (SNS).

1.- Abogamos por la atención centrada en la mujer, tal y como registra la última edición de la Guía NICE de atención durante el parto, publicada en diciembre de 2014 y la propia Guía del Ministerio de Sanidad de Atención al Parto normal. La atención sanitaria debe proporcionarse teniendo en cuenta las necesidades y preferencias individuales. Las mujeres y sus parejas deben tener la oportunidad de tomar decisiones informadas sobre su cuidado y tratamiento, en colaboración con los profesionales de la salud.

2.- Cada mujer tiene derecho a tener el parto que desee y en el lugar que escoja (hospital, domicilio, casa de partos, zona de parto normal anexa a paritorios, o sala de partos convencional), permitiendo así que la experiencia del nacimiento sea positiva y feliz para la familia sin disminuir los niveles de seguridad alcanzados en la actualidad. Para ello es necesario proporcionar una atención, información y acompañamiento adecuado según el riesgo al final de la gestación y las características socio ambientales.

3.- Apoyamos el deseo de algunas mujeres de dar a luz en casa y, como queda refrendado por las investigaciones disponibles en la materia, lo consideramos una opción absolutamente válida y segura siempre que estén atendidas por matronas cualificadas y se cumplan las condiciones necesarias referenciadas en las Guías y avaladas por la evidencia científica.

4.- La FAME, como sociedad científica que vela por la equidad en la atención a la salud de las mujeres, aboga para que este tipo de atención pueda universalizarse y forme parte de una prestación del SNS, siguiendo el ejemplo de otros países europeos.

5.- Que el SNS asuma los costes del parto en el domicilio no incrementa el gasto sanitario. El parto en el domicilio tiene un coste económico no superior al parto hospitalario. En los hospitales públicos la atención a un parto sin complicaciones tiene un coste aproximado de 1.812€. En algunos casos, el proceso puede generar otros gastos como el ingreso por falso trabajo de parto que suponen 907€ más, que supone un incremento del presupuesto inicial, además se ha de sumar el coste de la atención durante la gestación y el puerperio. Asumir el coste del parto en el domicilio cumple con el principio de la equidad al facilitar el acceso a todas las mujeres.

6.- La FAME, reunida en asamblea en el mes de marzo de 2015 con todas sus asociaciones miembros, decidió poner en marcha la elaboración de un documento de consenso basado en las últimas evidencias sobre la atención al parto en casa. Dicho documento pretende ser una guía de actuación para la atención al parto domiciliario en nuestro país, ayudando a la toma de decisiones basadas en las mejores pruebas científicas.

7.- Apoyamos todas aquellas iniciativas de las diferentes asociaciones de matronas miembros de la FAME y asociaciones del parto en casa para que en las distintas comunidades se trabaje para consolidar la capacidad de decisión de las mujeres y sus familias respecto al lugar donde se quiere acoger al nacimiento de su criatura y para incidir en las Consejerías de Salud y en los Parlamentos para que valoren la posibilidad de incluir esta prestación dentro de la atención al parto.

La FAME está formada por las siguientes asociaciones de matronas:

Asociación Andaluza de Matronas

Asociación Castellano-Leonesa de Matronas

Associació de Comares de la Comunitat Valenciana

Associació Catalana de Llevadores

Asociación de Matronas de Madrid

Asociación de Matronas de la Región de Murcia

Asociación Navarra de Matronas

Associació Balear de Comares

Asociación de Matronas de la Rioja

Asociación de Matronas de Euskadi

Asociación de Matronas Extremeñas

Asociación Galega de Matronas

Asociación Asturiana de Matronas

Asociación Canaria de Matronas