Matronas y tú

El blog de la FAME


Deja un comentario

Terapia neural

Para entender la terapia neural, tenemos que ver a la persona como un todo. Nuestro cuerpo funciona como un engranaje que está interconectado por el sistema nervioso, especialmente por el sistema vegetativo, que forma parte de todos los circuitos reguladores del organismo que no controlamos, como son la respiración, la circulación o la digestión, entre otros.

Las bases científicas de la terapia neural tienen sus inicios a principios del siglo XX con las investigaciones de Pavlov, Speransky y Huneke, por lo que no es una terapia nueva.

¿Qué es la terapia neural?

Nuestro cuerpo es como una red de impulsos eléctricos donde cada célula equivaldría a una pequeñísima batería, a la que con cada estímulo irritante se provoca una caída del potencial eléctrico con recuperación espontánea inmediata. Si los estímulos irritantes son muy frecuentes o demasiado intensos, la célula pierde la capacidad de responder, por lo que se encontrará debilitada y enferma.

Los anestésicos locales poseen un alto potencial energético, y al ser inyectados en las zonas de irritación tienen la capacidad de permitir la recuperación de las células afectadas y la estabilización del sistema neurovegetativo.

Por lo tanto, la terapia neural consiste en administrar un anestésico local (procaína) a bajas concentraciones y en puntos específicos del cuerpo para que el impulso llegue a las células agotadas por vía neural y facilite la función reguladora del sistema nervioso vegetativo, para así recuperar el equilibrio físico, mental y emocional.

La terapia neural resulta muy eficaz en el tratamiento de cicatrices, ya que son zonas claramente irritadas por la agresión física de la piel y, por consiguiente, del sistema nervioso vegetativo. Una cicatriz antigua puede interferir en el proceso de curación en otro punto del cuerpo. Por ejemplo, una cicatriz en la rodilla puede interferir en la disminución de las molestias en el periné tras el parto y, aunque se trate la cicatriz del periné, si no tratamos la cicatriz de la rodilla las molestias no se solucionan. Con la terapia neural desbloqueamos la zona irritada y se genera un estímulo neural que equilibra la función vegetativa produciendo un proceso autocurativo.

Así, si nuestro sistema nervioso se irrita o se bloquea ya sea por una intervención quirúrgica, como es la cesárea, u otro proceso como el parto, la terapia neural tratará de desbloquear esa zona y facilitar así la libre circulación de información y de energía necesaria para mantener y/o recuperar nuestro equilibrio natural. Para cada caso concreto se determina el número necesario de sesiones.

Desde hace años se está trabajando también la terapia neural en lactantes y mujeres embarazadas. En el caso de las criaturas, los principales motivos para los que se usa la terapia neural son las infecciones agudas o de repetición como las otitis, bronquitis o alergias. En la embarazada, se utiliza para las molestias musculares o infecciones de repetición, entre otras.

Efectos adversos

En personas no alérgicas los efectos adversos de la procaína son extremadamente raros. Puede provocar irritación local, hematoma o inflamación en los puntos de aplicación, así como sudoración, un leve mareo, relajación, cansancio o dolores musculares como agujetas. Sin embargo, estos síntomas corresponden a la reactivación celular esperada y suelen tener una duración aproximada de 24 a 48 horas. La aplicación de calor húmedo en la zona que ha reaccionado o un analgésico puede ayudar a aliviarlos.

La matrona es el profesional de referencia al que puede consultar si crees que las molestias o afecciones que tienes se pueden tratar con terapia neural.

Noelia Renedo Cófreces, matrona del Hospital Santos Reyes, Aranda de Duero


Deja un comentario

Métodos anticonceptivos III: anticoncepción durante la lactancia materna

El posparto es un período en el que la mujer necesita sentirse segura al elegir un método anticonceptivo. En una de las visitas con tu matrona durante el embarazo o el posparto, ella te informará y asesorará sobre los distintos métodos para que puedas elegir el que mejor se adapte a ti en esta etapa. La anticoncepción en este momento tiene como objetivo prevenir embarazos no planificados y espaciar los embarazos al menos 12 meses.

Cualquier método anticonceptivo debería ser idealmente eficaz, aceptable, inocuo, barato, autogestionado, reversible y no interferir con el placer.

Además, en cuanto a la lactancia materna, a la hora de informar y elegir un método anticonceptivo se valora el nivel de riesgo que puede existir para la lactancia y para el lactante.

Los siguientes métodos se pueden usar sin ningún problema durante la lactancia:

Métodos barrera

No afectan a la lactancia, son autónomos y carecen de efectos secundarios. No disminuyen el placer si se aceptan como parte del juego. En período de lactancia exclusiva tienen mayor eficacia de la habitual. Entre ellos están el preservativo masculino y femenino —que se pueden usar desde el primer momento—, los espermicidas —mejoran la eficacia al usarlos con otros métodos—, el diafragma y el capuchón cervical —que se pueden usar a partir de las 6 semanas posparto—. Estos últimos requieren aprendizaje para colocarlos y hay que cambiar de tamaño frecuentemente después del parto.

DIU de cobre y DIU hormonal

Según la Organización Mundial de la Salud no hay ninguna contraindicación si la inserción se realiza más allá de las cuatro semanas tras el parto, aunque estudios recientes sugieren un aumento de riesgo de perforación uterina durante las primeras 36 semanas posparto en caso de lactancia materna. Se puede colocar con o sin regla.

Métodos definitivos: la vasectomía y la ligadura tubárica

La ligadura se puede realizar inmediatamente, hasta cuatro días posparto o en cualquier momento pasadas seis semanas del parto. Se puede amamantar sin problemas, antes e inmediatamente después de la intervención.

Métodos basados en el conocimiento de la fertilidad

Se usan una vez que aparecen reglas regulares. Requieren un aprendizaje observando varios ciclos.

Método de la lactancia y amenorrea (MELA)

Es un método sencillo y barato. Se basa en la inhibición de la ovulación por la producción de prolactina. Su eficacia es muy alta si se cumplen las condiciones de uso.

Anticonceptivos hormonales de solo gestágenos (ASG)

Los ASG orales —o minipíldora— y el implante se pueden usar antes de las seis semanas posparto. El ASG inyectable o gestágeno de depósito, a partir de las seis semanas.

Anticonceptivos hormonales combinados (AHC)

Tradicionalmente se han desaconsejado porque decían que pueden disminuir la producción de leche, aunque en estudios posteriores no se han observado diferencias en la cantidad de leche ni en la ganancia de peso de los lactantes cuyas madres tomaron AHC en comparación a otros métodos anticonceptivos. De utilizarlos, se aconsejan los de más baja dosis y a partir de las seis semanas posparto.

Anticoncepción de urgencia

Se puede usar a partir de las cuatro semanas. Aunque las dosis de hormonas son elevadas, se usa durante muy poco tiempo y no perjudican al lactante. No es necesario interrumpir la lactancia durante unas horas.

Como ves, cualquier método se puede usar durante la lactancia, tu matrona te asesorará para que puedas decidir cuál se adapta mejor a tu pareja y a ti.

Ángela Verdú Martínez, matrona del Centro de Salud de Banyeres (Alicante).


Deja un comentario

La actividad física en el puerperio: Pilates enfocado al posparto

El embarazo y el parto son procesos muy exigentes para el cuerpo de la mujer, en especial para estructuras como la pared abdominal o el suelo pélvico, que se ven ampliamente modificadas.

Debido al crecimiento del útero, el aumento de peso del mismo y la variación en el centro de gravedad, entre otros, los músculos que las conforman pueden sufrir lesiones. Lo ideal es prevenir y que antes y durante el embarazo haya habido un entrenamiento adecuado tanto del abdomen como del suelo pélvico para obtener la mejor respuesta. Tener un hábito deportivo en el que se incluya adecuadamente el entrenamiento del core —faja abdominal y suelo pélvico— es de gran relevancia no sólo para la mujer en esta etapa de la vida, sino para la población en general.

Tras el parto

  • Es posible que nos encontremos un suelo pélvico fatigado, débil o dañado. La distensión de los sistemas de sostén y suspensión hacen que no se puedan contrarrestar adecuadamente los aumentos de presión intraabdominal.
  • Con el nuevo cambio de gravedad se producen desequilibrios posturales que se traducen en dolor, fundamentalmente de espalda y de pelvis.
  • El cambio de vida que supone ser madre es radical. Aumenta el cansancio —influenciado por la falta de sueño—, la toma de nuevas responsabilidades, etc.

La actividad física para las madres sin ningún problema de salud , en grado moderado y adaptada al momento del puerperio correspondiente, no está contraindicada, ni para la recuperación física y emocional, ni para el normal funcionamiento de la lactancia. Sin embargo, en el momento de iniciarlo, es necesario contar con el adecuado asesoramiento a la hora de iniciarlo y encontrar cuál es el más adecuado para esa mujer, respetando y escuchando su cuerpo.

Beneficios del ejercicio en el puerperio

  • Ayuda a la disminución del peso corporal.
  • Reduce el perímetro de la cintura.
  • Disminuye el dolor de espalda y otras estructuras.
  • Ayuda a tener una espalda sana, tonificada y sin tensiones.
  • Mejora la resistencia, la tonificación general y la fuerza.
  • Mejora la estática corporal.
  • Causa bienestar mental: las mujeres tienen menor sensación de cansancio, menos ansiedad y se sienten más positivas y vitales.
  • Mejora los casos de incontinencia con ejercicios específicos.
  • Mejora la circulación sanguínea.

¿Por qué Pilates adaptado al posparto?

Porque el Pilates es una actividad suave, sin impacto, que da una especial importancia al trabajo de la musculatura del core de la que hablamos. La paleta de ejercicios y la posibilidad de incluir plataformas inestables para reforzar el trabajo hacen que esta disciplina sea muy adaptable a todas las mujeres, pero especialmente a embarazadas y mujeres en periodo posparto.

Es importante que el desarrollo de la actividad esté especialmente enfocado a la mujer en su puerperio, para potenciar sus necesidades y evitar lesiones a las que ellas son potencialmente más probables.

¿A quién puedo consultar cuándo y cómo iniciar actividad física tras el parto?

A tu matrona, que al tener información detallada de tu embarazo y tu parto podrá valorar adecuadamente tu estado de salud actual y asesorarte sobre aquellas opciones que más se adapten a tus necesidades.

Julita Fernández Arranz, Comadrona en el HGU Gregorio Marañón

www.aquantal.es

 


Deja un comentario

Bolas chinas: ¿panacea o cuento chino?

Durante mucho tiempo las bolas chinas se han usado como juguete erótico, pero desde hace unos años se ha extendido su uso en el tratamiento de la fisioterapia del suelo pélvico. Su uso se ha popularizado como la solución milagro para la recuperación del periné tras el parto.

Pero, ¿es realmente eficaz su uso para este propósito?

Empecemos por saber un poco más de ellas. Existen diferentes tipos de bolas chinas, pero su mecanismo de acción es el mismo: son esferas recubiertas de silicona médica en cuyo interior se encuentra otra bola de menor tamaño que, al moverse, produce una vibración que se transmite a la musculatura que la envuelve. Vienen en paquetes de dos bolas o una sola y se pueden encontrar con diferentes pesos. Cuando se utilizan para el fortalecimiento del suelo pélvico, es suficiente con una sola bola de peso estándar (38-40 g).

El suelo pélvico es un complejo sistema de sostén que mantiene en la correcta posición algunos órganos pélvicos como la vejiga, el útero, la vagina y el recto. Se sitúa en la parte inferior de la pelvis y su parte más profunda tiene forma de doble cúpula. Estas cúpulas pueden deteriorarse, llegando a aplanarse o incluso invertirse. Todas aquellas situaciones que aumenten la presión en el interior del abdomen de forma continuada pueden dañar nuestro suelo pélvico. Algunas de estas situaciones son: el embarazo, el parto, el sobrepeso, el estreñimiento, la práctica de instrumentos de viento, los problemas respiratorios crónicos, el deporte de impacto o la menopausia. Cuando nuestra musculatura se daña aparecen síntomas que nos ponen sobre aviso de que nuestra estructura de sostén está fallando: la incontinencia de orina o heces, el estreñimiento crónico y problemas en las relaciones sexuales pueden ser algunas de las consecuencias de un suelo pélvico deteriorado.

La bola china es un recurso más en el tratamiento de recuperación de suelo pélvico, pero usado aisladamente no tiene los efectos milagrosos que se le atribuyen popularmente. Además, no siempre están indicadas. En algunas situaciones puede incluso estar contraindicado su uso, y en otras será necesario primero trabajar la musculatura con otras técnicas antes de poder usarlas. Por esto es esencial que acudas a tu matrona y le consultes también sobre el cuidado de esta parte importante de tu cuerpo. No solo tras el parto, cualquier momento es bueno para estar pendiente de nuestra salud y buscar asesoramiento para mejorarla.

Además, el posparto es especialmente importante en cuanto a la prevención. Una buena exploración por parte de tu matrona podrá orientarte en el programa de ejercicios que mejor se adecúe a tus necesidades concretas. Estos ejercicios están orientados a la recuperación del tono y la fuerza en esa musculatura y pueden incluir el uso de una bola china. En caso de que haya una lesión que requiera técnicas de fisioterapia específicas, tu matrona te informará y te derivará al profesional adecuado.

Si aún no lo has hecho, ahora es el mejor momento para comenzar a cuidarte. Tu matrona te orientará y ganarás en calidad de vida y confort.

Francis Postigo Mota, matrona de atención primaria del Servicio Murciano de Salud


1 comentario

Cuidados inmediatos después del parto

La llegada de un bebé es uno de los momentos más bonitos y significativos en la vida de una mujer. La preparación del embarazo a menudo enfoca el parto como la etapa final, sin embargo, tras el nacimiento del bebé empieza una nueva etapa que requiere ciertos conocimientos y cuidados.

Las primeras 24 horas después del parto son el periodo de mayor riesgo de complicaciones. Por lo tanto, tras la llegada del bebé es necesario observar cuidadosa y regularmente a la recién mamá para determinar que todo evoluciona adecuadamente.

Las constantes vitales se controlan tanto en los partos normales como instrumentales, aunque en estos últimos el control es más riguroso.

A veces es necesario aplicar frío local en la zona genital para disminuir la inflamación y proporcionar alivio a la mujer, ya que se reduce el dolor producido por la episiotomía o desgarros, así como el de las hemorroides. Sin embargo, la aplicación de hielo debe hacerse de forma intermitente y no más de 24 horas, porque puede frenar la correcta cicatrización de la zona.

También es importante valorar la altura y consistencia del útero tras el parto, ya que es indicativo de una correcta contracción y protección ante sangrados. Se valoran, además, el aspecto de los loquios, su color, cantidad, olor y presencia de coágulos.

Si el parto ha sido con analgesia epidural, puede producirse pérdida de la sensación de orinar. Es necesario, por lo tanto, vigilar la evacuación de la vejiga en las primeras horas tras el alumbramiento. Si la mujer no puede orinar espontáneamente es necesaria la colocación de una sonda vesical para vaciar la vejiga.

Tras el parto, existe una tendencia hacia el estreñimiento de la mujer debido a la relajación muscular del recto, a la escasa ingesta de alimentos durante el parto y los momentos previos, o a la molestia de la zona perineal. Así que no es de esperar la evacuación espontánea antes del segundo o tercer día después del parto.

Es necesario valorar la aparición de inflamación y/o dolor en las piernas. Levantarse de la cama cuanto antes tras el parto, siempre que no exista contraindicación, disminuye el riesgo de enfermedad tromboembólica. Aunque después de un parto con anestesia epidural hay que esperarse un mínimo de tiempo antes de levantarse.

Si la recién mamá está de acuerdo en alimentar al bebé con lactancia materna, se favorece la puesta precoz al pecho aprovechando el estado de alerta del recién nacido en los primeros minutos de vida. En caso contrario, la inhibición láctea debe realizarse lo antes posible, ya que es más efectivo y produce menos molestias.

El dolor después de un parto normal puede ser ocasionado a lesiones dolorosas de la zona genital, episiotomía, desgarros o hematomas, incluso por la anestesia. No se da de forma rutinaria ningún tipo de medicación. Sin embargo, si fuera necesario se administrarían fármacos que no pasen al bebé a través de la lactancia materna.

El tiempo que pasa el recién nacido con la madre, depende del estado de los dos y de la política de los centros asistenciales. Afortunadamente, cada vez son menos los lugares donde existen los nidos y se separa a madre e hijo, ya que este hecho dificulta la vinculación afectiva entre ellos.

Las primeras 24 horas después del parto corresponden a la fase de posesión descrita por Reva Rubin, caracterizada por un comportamiento dependiente, incapacidad de elección y una necesidad de asumir la experiencia del nacimiento. La mejor forma de que una mujer aprenda a cuidar a su hijo es siendo cuidada ella misma durante las primeras 24 horas, para así poder descansar y recuperar energía física y psicológica necesaria para proporcionar cuidados al bebé.

Es importante recordar que la vinculación de la madre y el padre con el hijo se inicia desde el embarazo, aumenta al producirse el parto y se intensifica posteriormente.

La matrona puede ayudar a la pareja en las primeras interacciones, como por ejemplo colaborando con la madre la primera vez de la puesta al pecho de su hijo, ya que estas interacciones son importantes y constituyen los pilares sobre los que los que la relación familiar continúa su desarrollo.

Poco a poco, la mujer irá encontrándose menos cansada por el esfuerzo físico del parto, y gracias a las hormonas y la nueva compañía de su recién nacido, tendrán al sensación de comerse el mundo, aunque puede encontrarse también con altibajos e incluso estado de ánimo bajo; pero todo esto es normal y se vuelve a la normalidad en los días siguientes.


3 comentarios

Bienvenida

En el mundo 2.0 en el que vivimos actualmente, a través de internet podemos acceder a una infinidad de servicios e información. En la FAME —Federación de Asociaciones de Matronas de España— creemos que debemos adaptarnos a este consumo digital, y hemos creado este blog para acercar las matronas a tod@s vosotras, para ayudar a que la mujer y su pareja participen del proceso del embarazo, parto y posparto y, sobre todo, para que la relación matrona-mujer-pareja sea más fluida y vaya más allá de los minutos que dura una visita.

La matrona es una figura profesional reconocida internacionalmente en todos los sistemas sanitarios, en los que se considera que realiza una tarea esencial que incide en un ámbito social tan importante como es el de la maternidad y la atención integral durante el ciclo vital de la mujer en todas sus fases: salud reproductiva, sexualidad y climaterio.

A menudo se simplifica mucho nuestro trabajo a causa del desconocimiento. Con este blog esperamos llegar hasta vosotros, eliminar barreras y extender los valores y conocimientos propios de esta profesión, y animaros a sacar provecho de ellos.

Nuestras principales tareas son las siguientes:

  • Asesoramiento en materia de salud sexual y contracepción para adolescentes/jóvenes y cualquier colectivo que desee formación en esta materia (profesores, padres y madres, etc.).
  • Asesoramiento en materia de salud sexual y reproductiva (elección de métodos anticonceptivos, por ejemplo).
  • Consulta preconcepcional para favorecer hábitos saludables antes del embarazo.
  • Control del embarazo de bajo y medio riesgo.
  • Educación grupal a embarazadas, parejas o acompañantes, dentro del programa de preparación al nacimiento.
  • Educación grupal en el posparto.
  • Atención al parto
  • Atención en el puerperio hospitalario
  • Visitas domiciliarias en el posparto.
  • Visita a la finalización del posparto.
  • Atención al embarazo no planificado y la interrupción del embarazo
  • Asesoramiento y soporte en la lactancia materna y la crianza.
  • Seguimiento del neonato sano hasta el 28º día de vida.
  • Realización de pruebas de screening para la prevención del cáncer de cérvix (citologías).
  • Prevención de las Infecciones de Transmisión Sexual y participación en el screening de dichas infecciones y derivación a otros profesionales en caso de necesidad.
  • Atención a las parejas con esterilidad-infertilidad

Podéis conocer la FAME un poco más en la web, y si queréis estar al día de nuestra actividad, curiosidades y noticias relacionadas con la maternidad y la vida de la mujer en general, y poder acceder a los recursos que poco a poco iremos compartiendo, no olvidéis suscribiros a alguno de nuestros canales.

¡Esperamos veros pronto por aquí!