Matronas y tú

El blog de la FAME


Deja un comentario

Bailando en el embarazo: danza del vientre adaptada para gestante

Existen muchos testimonios de mujeres que han practicado danza del vientre durante el embarazo que afirman que vivieron el parto de manera más fácil y menos dolorosa. Los beneficios de esta danza son tantos que muchas matronas la incluyen dentro de las actividades a realizar en los grupos de preparación al nacimiento.

Se considera que la danza oriental es una de las danzas más antiguas del mundo y se barajan múltiples orígenes, desde Grecia hasta Egipto pasando por el norte de África. Se la relaciona estrechamente con rituales fertilidad y de lo femenino, y era una danza entonces reservada a las mujeres y a la intimidad. Los textos nos cuentan que un grupo de mujeres de la tribu ayudaban a la mujer en el momento del parto colocándose  alrededor de ella en forma de  círculo, bailando, moviendo el vientre de arriba a abajo. El objetivo era hipnotizar a la parturienta imitando los movimientos que esta debía realizar con su cuerpo durante el parto, y esto ayudaba a la mujer reduciendo de alguna manera el dolor de las contracciones.

Como disciplina, la danza del vientre se considerada una gimnasia suave que entrena de manera equilibrada todo el cuerpo. Los movimientos pélvicos, junto con el trabajo postural que realizan los músculos del core, tienen una especial predominancia y son lo que hacen de este tipo de danza un buen ejercicio de cara a preparar el cuerpo para la maternidad. La danza del vientre no solo mejora el dolor de espalda, mejora los músculos perineales y favorece el retorno venoso durante el embarazo, sino que también, si se realiza durante el parto, favorece la modificación de los diámetros pélvicos y alivia el dolor en aquellas mujeres que la han practicado con asiduidad en los meses previos.

Así, podemos ver que muchas mujeres, cuando están de parto, realizan espontáneamente grandes balanceos y círculos, consiguiendo con ellos el alivio de las contracciones.

A nivel interior, la danza del vientre, como muchas otras disciplinas, nos ayuda a tomar conciencia del propio cuerpo, especialmente, de la cadera. La futura mamá se encontrará más relajada, no solo desde el punto de vista físico, sino también mental, y aumentará su sensación de bienestar y empoderamiento

El embarazo es una etapa en la que se producen múltiples cambios a nivel corporal, por lo tanto, es conveniente que la práctica de la danza sea con ejercicios adaptados al trimestre de gestación en el cual la mujer se encuentra. En la danza oriental adaptada al embarazo se procuran no incluir posiciones que fuercen la espalda, giros bruscos o ejecuciones demasiado exigentes para las articulaciones, debido al riesgo de lesión que conlleva el cambio hormonal en el embarazo o el desplazamiento del centro de gravedad. Asimismo, se evitarán, sobre todo en los 2 últimos trimestres de embarazo, twist y otros movimientos que puedan resultar incómodos debido a la gravidez del útero.

Consulta a tu matrona antes de hacer actividad física. Ella podrá asesorarte sobre si es conveniente en tu caso y cuál es la más indicada.

Julita Fernández Arranz, matrona HGU Gregorio Marañón

http://www.aquanatal.es


3 comentarios

Aliviando las molestias en el embarazo y en el parto: el uso del fitball

¿Qué es el fitball?

El fitball, también llamado swiss ball o wellness ball, es un balón de entre 55 y 75cm de diámetro y fue creado en 1960 en Italia como juguete infantil. Se usa en múltiples disciplinas: en el campo del deporte, de la rehabilitación o de la ergonomía. La población general conoce este elemento en gran parte por su aplicación al método Pilates como plataforma inestable sobre la que trabajar gran cantidad de ejercicios.

El fitball se comenzó a utilizar en el campo de la obstetricia a partir de los años 80, en Alemania, para favorecer la buena colocación de los bebés durante el parto. En este campo se le conoce más como birth ball o pelota de partos. Hoy en día es un objeto que podemos encontrar no sólo en gran cantidad de maternidades, sino también en los centros donde se imparte preparación para el nacimiento.

¿En qué puede beneficiarme utilizar el fitball durante el embarazo o el parto?

Al ser una plataforma inestable, utilizada adecuadamente, te servirá para trabajar los músculos que se ocupan de estabilizar la columna y la musculatura abdominal. El mero echo de sentarse sobre él aplana la curvatura lumbar, relaja la musculatura de la zona y descarga los discos intervertebrales lumbares, muy comprometidos durante el embarazo por las modificaciones que sufre la columna en dicha zona.

Al ser flexible y adaptarse al peso que reposa sobre él, la gestante tiene, mientras lo utiliza sentada, todo el periné apoyado contra su superficie, lo cual favorece su confort y su percepción de dicha parte del cuerpo.

Además, permite una gran movilización de la pelvis trabajando ejercicios que, en otras posiciones, serían muy exigentes para las articulaciones, como realizar círculos amplios con la cadera o ejercicios de retro-anteversión.

Cada vez hay más estudios que muestran que el uso de este objeto alivia el dolor de las contracciones sin los efectos secundarios de otros métodos analgésicos. Además, parece tener cierta influencia positiva sobre la correcta colocación de la cabeza del feto en el canal de parto durante el mismo.

Consejos a la hora de elegir un fitball:

El tamaño de los fitball depende fundamentalmente de la altura de la mujer. Al estar adecuadamente hinchada ha de permitir a la mujer sentarse sobre ella con un ángulo de flexión de rodillas de 90-100º. Normalmente, una mujer que mida 1.65-1.80m requerirá una pelota de unos 65cm de diámetro.

¿Quieres saber más sobre cómo usar el fitball? No dudes en consultar a tu matrona, te podrá asesorar sobre cómo hacer el mejor de los usos de este elemento.


1 comentario

Nuevas tendencias: sesiones de preparación para el nacimiento en el agua

Las matronas, como cuidadoras de la salud sexual y reproductiva de la mujer, somos conscientes de la necesidad de mirar más allá en el momento del nacimiento de un hijo. Reducir ese camino a la mujer exclusivamente, y a su adquisición de conocimientos enfocados al parto y a su preparación física, resulta impensable en nuestros días. Así, concepto y contenidos han ido evolucionado de la mano, y lo que conocíamos como preparación al parto y más adelante como educación maternal, entre otros términos, hoy se denomina preparación para el nacimiento, y engloba la pareja, los sentimientos y emociones y amplía los conocimientos hacia la maternidad/paternidad.

Respondiendo a la demanda de las parejas, las matronas hemos evolucionado con el concepto para poder ofrecerles alternativas interesantes dentro de esta preparación, como por ejemplo, sesiones de preparación al nacimiento en el agua.

¿En qué consisten estas sesiones?

La preparación para el nacimiento en el agua se inició en Francia en 1977 con el objetivo de aunar las finalidades de la preparación para el nacimiento y el medio acuático; y es una alternativa o una actividad complementaria a la educación para el nacimiento clásica.

Se trata de una serie de sesiones que se realizan dentro del agua y en las que se trabajan los aspectos relacionados con el embarazo y el parto.

Además del ejercicio físico, se dan herramientas y recursos para que la mujer y su pareja vivan el embarazo y el parto positivamente y se sientan parte activa ayudando a que su bebé nazca en las mejores condiciones.

A parte de los ejercicios en el agua, estas sesiones tienen otros beneficios para la gestante:

  • Aprende la finalidad de cada ejercicio y los beneficios que se buscan, así como los grupos musculares que se trabajan con cada uno.
  • Nota una mejoría de las molestias físicas que conlleva el embarazo, dando importancia al control de la respiración; tanto para prepararse para el parto, como para disponer de un recurso útil para su relajación en la vida cotidiana.
  • Percibe beneficios psicológicos: seguridad, autoconfianza y empatía con su bebé. Además, vive su embarazo de una manera más normal.
  • Descubre que la preparación para el nacimiento en el agua no consiste solo en una preparación para el día del parto, sino que es algo más global que contribuye a vivir un embarazo mucho más satisfactorio.

¿A quién van dirigidas estas sesiones?

A todas las embarazadas a partir de las 12 semanas de gestación sin contraindicaciones, y a las parejas que quieran participar en ellas.

¿Quién las imparte?

Matronas con formación en este tipo de servicio.

¿Dónde tiene lugar?

Este servicio de preparación al nacimiento se lleva a cabo en una piscina en la mayoría de los casos climatizada, salvo en verano que se puede disfrutar en una piscina descubierta.

La piscina no debe tener barreras arquitectónicas.

Metodología

Dependerá si las sesiones de agua se realizan de manera adicional a un curso de preparación para el nacimiento, o se realizan de manera adicional para cubrir las recomendaciones en el embarazo de actividad física en gestantes normales. Así, en general, las sesiones son 1-2 veces por semana y de 1 hora aproximadamente para que la mujer asimile los conocimientos adquiridos.

Además, es recomendable que la pareja o acompañante participe.

Cada sesión consta los siguientes ejercicios:

  • Calentamiento (fuera y dentro del agua)
  • Trabajo de miembros inferiores
  • Trabajo respiratorio
  • Trabajo de miembros superiores
  • Trabajo dorsal y abdominal
  • Simulación de la contracción
  • Ejercicios de pelvis y posición ginecológica
  • Pujos y suelo pélvico
  • Relajación
  • Ejercicios lúdicos
  • Estiramientos, evaluación y comentarios

¿Qué importancia tiene?

La inmersión en agua es uno de los únicos deportes permitidos e incluso recomendados a lo largo de todo el embarazo.

El agua es un medio ideal para la embarazada, ya que en él puede trabajar su cuerpo y mente de manera cómoda y global, además de disfrutar de los beneficios que el agua nos aporta y de adquirir la información y las habilidades necesarias para garantizar un cuidado adecuado para ella y su futuro hijo/a.

Actualmente, existen numerosos cursos de preparación para el nacimiento en el medio acuático impartidos por matronas, como una forma diferente de vivir una maternidad positiva. Infórmate, ¡no te arrepentirás!