Matronas y tú

El blog de la FAME


3 comentarios

La actividad física en el embarazo: más que una opción, una necesidad

Hoy en día nadie puede discutir los innegables beneficios que tiene la actividad física para la población en general. Practicar deporte es el hábito saludable por excelencia y el más recomendado por el personal sanitario en la promoción de la salud; así como el mantenimiento de una dieta adecuada.

Pero, ¿en el embarazo también?

En el embarazo particularmente. Los estudios han demostrado que la práctica de actividad física, adaptada al embarazo de forma apropiada, incide positivamente en los valores de tensión arterial, el mantenimiento del peso adecuado, los niveles de glucosa y las posibles patologías en las que este se ve alterado, el dolor lumbar, etc. Todo esto sin causar perjuicio alguno a la salud del bebé. Además, en el plano psicológico, la actividad física ayuda a las gestantes a mejorar la autoestima, mejora el estado de ánimo y disminuye el riesgo de padecer estrés.

¿Qué tipo de ejercicio físico es el más adecuado?

La gran mayoría de las mujeres que realizaban deporte antes de quedarse embarazadas podrán seguir realizándolo durante el primer trimestre siempre que se mantengan ciertas precauciones (mantener una intensidad adecuada, evitar el riesgo de caídas, golpes y lesiones y evitar las altitudes elevadas o actividades submarinas). A partir del segundo y tercer trimestre de embarazo es recomendable realizar actividades adaptadas específicamente al embarazo.

¿Para qué mujeres está contraindicada la actividad física?

En principio para toda gestante de alto riesgo. Situaciones como el embarazo gemelar o patologías como la amenaza de parto prematuro o abortos de repetición requieren una especial supervisión de todos los aspectos del embarazo, incluyendo las actividades que se pueden realizar.

¿Cuánto tiempo le dedico a la semana?

Los estudios recomiendan que las embarazadas realicen ejercicio físico 30 minutos al día, 5 veces a la semana. Para aquellas mujeres con vida sedentaria, el nivel de trabajo se irá incrementando progresivamente hasta alcanzar el deseado.

Los ejercicios más indicados para el embarazo:

  • Paseos. Salir a pasear es un método sencillo, cómodo y económico para mantenerse en forma en el embarazo.
  • Actividades dirigidas de bajo impacto: podemos incluir en este grupo el Pilates, el yoga, la danza oriental, etc. Estas deberán estar específicamente diseñadas para la gestante, evitando ejercicios que puedan ser desaconsejables para su estado.
  • Actividades acuáticas: el agua, por sus especiales características (flotación, resistencia y presión hidrostática) resulta un medio muy favorecedor para la gestación. En esta categoría encontramos ejercicios que van desde el nado modificado hasta el aquafitness, pasando por un amplio abanico de opciones.
  • Bicicleta, especialmente bicicleta estática. De las actividades recomendadas en el embarazo, puede que esta sea la menos conocida, no obstante, sirve para lograr una mejora aeróbica importante.

¿Y si tengo dudas, a quién recurro?

Las matronas acompañamos a las gestantes en todos los aspectos del embarazo, incluida la preparación física. Consulta con tu matrona, ella podrá aconsejarte sobre la idoneidad de los ejercicios a realizar en tu caso en particular.

Anuncios